¿Está despertando Colombia? ¿Qué influencia tiene la tensión continental?

Terminada la jornada electoral en Colombia tenemos como ganador a los partidos alternativos y como perdedores a los partidos tradicionales, clientelismo, maquinaria, encuestadoras, etc.

Las grandes ciudades y departamentos de nuestro país cafetero optaron por elegir alternativas al clientelismo y los mismos de siempre. Bogotá eligió a Claudia López, primera alcaldesa en llegar al cargo de la ciudad más grande de Colombia, quien con una votación histórica tiene un gran reto: el metro de Bogotá que lleva años a la espera de comenzar a ser construido y la polémica entre hacerlo subterráneo o elevado. Medellín el bastión de Álvaro Uribe se decidió por el candidato independiente Daniel Quintero, quien aplastó a su contrincante Alfredo Ramos contra todo pronóstico y el departamento de Antioquía donde Anibal Gaviria derrotó al candidato del Centro demócratico Andrés Guerra por casi 200 mil votos, resaltando que Antioquía y Medellín eran un fortín donde el uribismo vencía siempre con más del 50% a los demás candidatos. Cali donde regresa a la alcaldia Jorge Ivan Ospina, quien ante procesos judiciales en su contra y con campaña sucia logró derrotar a Roberto Ortiz, allegado al uribismo. Sumado a las victorias en gobernaciones como las de Boyacá, Magdalena, Tolima y ciudades como Bucaramanga, Manizales, Santa Marta, etc. Estos resultados favorecen con miras a las elecciones presidenciales del 2022 a los dos candidatos alternativos más conocidos del año pasado: Gustavo Petro y Sergio Fajardo; así como  nuevas opciones de otros candidatos alternativos donde una coalición y el superar las diferencias entre ellos pueden significar la tan esperada derrota de la clase política que ha dominado por décadas.

Además por destacar la victoria en primera vuelta del kichnerista Alberto Fernández en la Argentina contra Mauricio Macri y en Uruguay el paso a segunda vuelta del frente amplio que gobierna al país oriental desde hace 15 años, hacen parte de las noticias políticas del continente del día de hoy.

Quizás los movimientos políticos y sociales del continente sean una de las causas de la derrota de los mismos de siempre, donde Colombia parecía quedarse atrasado, donde no parecía posible un cambio en el ‘stato quo’ de la política y sumado al voto juvenil, ese voto que no es manipulable, que es crítico y no está muchas veces alineado con el pensar de la gente mayor que por décadas eligieron partidos tradicionales y no buscaban la renovación sino el continuismo, quizás hoy suena más fuerte una de las frases de Jaime Garzón: «Si ustedes jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvarselo. ¡NADIE!».

Quisiera resaltar que nuestro continente está dando la vuelta a las políticas de derecha y se nota una profunda herida de muerte en lo que suponía ser el «fin» de la izquierda latinoamericana, no obstante debemos ser vigilantes de que pueda pasar en el futuro con nuestro país donde parecía un sueño lejano que los mismos de siempre fuesen derrotados en gran parte del país, que no debemos confiar en que esta es la solución a nuestros problemas y que también debemos ser vigilantes con la nueva clase política, juzgarlos si es necesario, mantenernos atentos a que puede ocurrir y siempre pensar en que queremos lo mejor para nuestro país y para nuestra sociedad.

 

641visitas totales,7visitas hoy

Comentarios