Asesinato, interrupción temprana del embarazo o aborto

 

Enfrascarse en una discusión tan sensible y delicada de este tipo más si no tienes un útero capaz de albergar vida resulta complejo, pero definitivamente toda discusión que sea sujeta a intereses de la sociedad y la ley es del ámbito político.

La misma palabra en si causa rechazo, pensar en interrumpir el embarazo cuando ya hay una vida gestándose dentro es equiparable para algunos con asesinar un bebe, por lo tanto, una madre gestante que decide no dar a luz es una criminal. Cargará consigo este prejuicio como si ya las condiciones del embarazo sin culminar no fueran fatales.

En el marco de las exigencias de las nuevas formas y movimientos feministas como agentes políticos de cambio prima el derecho a decidir sobre su cuerpo, derecho que reclama el papel protagónico en el proceso de gestación y natalidad, ¡cómo debería ser ¡

La discusión se fomenta desde múltiples ramas de la sociedad, casos hay por miles de embarazos no deseados que llegan a término final o embarazos deseados interrumpidos. Sin embargo, es bueno aterrizar esa discusión a lo que desde la lógica social deriva.

Indiscutiblemente si se pregunta si se está de acuerdo con el aborto la respuesta en general es NO, nadie quiere sufrir un aborto, nadie quiere practicárselo y someterse a riesgos médicos y de salud que este implica, lo que buscaría que se hiciera mayor énfasis en la prevención, sin embarazo no hay aborto.

Sin embargo, históricamente la sociedad ha dejado la responsabilidad y peso de la prevención del embarazo en las mujeres, aun cuando solo el orgasmo masculino es el que ocasiona directamente el embarazo, aun cuando biológicamente es el hombre el responsable directo y son menos nocivas e invasivas las técnicas anticonceptivas masculinas. Su prevención debería partir desde allí.

Las nuevas exigencias que centrar a la mujer en este debate abogan por el aborto legal seguro y gratuito, partiendo de que los abortos clandestinos son causantes de miles de muertes de mujeres en el mundo, tomando en cuenta que la prohibición de este obliga a que la práctica se haga de forma casera, en condiciones insalubres y con altos riesgos para la mujer.

Y no se trata de solo decir que lo debe tener, la defensa de la vida no se debe delimitar exclusivamente al neonato, las condiciones de salud y la vida de la mujer también importan, por lo tanto, esta es su decisión principalmente.

Tener derecho a decidir sobre su cuerpo, tener autonomía de hacerlo, aun en plena modernidad resulta ilógico pensar que no somos dueños de nuestros propios cuerpos, porque la mujer gestante es sujeta de derechos, cosa que no aplicaría para la nueva vida que se forma dentro de ella por varias razones. Primeramente, un individuo es sujeto de derechos ante la ley cuando posee una identidad ciudadana, ya que las leyes humanas no abarcan la vida en general y en ese aspecto la legislación aún no está definida, conceder derechos a una forma de vida no definida como ciudadano implicaría darle derechos a los animales y plantas y eso aún no está regulado.

Ni si quiera desde la ciencia se podría contemplar una criatura embrionaria como sujeto de derechos, ya que esto implicaría ampliar la definición de ser humano a aspectos que se salen de los límites legales.

En aras de la prevención y la visión objetiva del problema, que más que ser el aborto son los embarazos no deseados, la responsabilidad sexual y reproductiva y el aborto en condiciones dignas y humanas contribuye a que se formen espacios de dialogo que más que criminalizar y satanizar una decisión difícil acompañen el proceso para mitigar sus impactos negativos y generar conciencia preventiva.

Sin embargo, queda en la mesa el sinsabor de una duda que no dejara de rondarme la cabeza ¿cuantos, de nosotros, incluso aquellos que están a favor del aborto, no son productos de embarazos no deseados que por barreras sociales o económicas pudieron ver la luz?

 

 

408visitas totales,1visitas hoy

Comentarios

González Villanueva
Acerca de González Villanueva
estudiante de 11 semestre administración de empresas, idealista, critico y sencillo abierto de mente, reservado y serio. Amo el agua