EL MELLO COTES, QUE SE BAJE DEL CABALLITO DE LA GUERRA

 

El candidato a la gobernación Luis Miguel Cotes, lejos de garantizar la paz en el territorio magdalenense ha optado por lanzarse con toda a subirse al discurso populista de la guerra, tal cual uribista enfurecido “Plomo es lo que hay, plomo es lo que viene”

 

Sus declaraciones dan por sentado su estilo sucio y mañoso de hacer política, vacío de propuestas y de ideas, esperando el momento oportuno para ofrecerse a las masas como el redentor que estaba esperando el pueblo

¿Se le olvida al Mello Cotes que su familia lleva casi una década gobernado el departamento y que durante sus mandatos, solo ha aumentado la miseria, la pobreza y la falta de oportunidades, dejándolo como el cuarto más pobre de Colombia?

Creo que también habrá que recordarle que ni siquiera han sido capaces de acompañar a las víctimas del conflicto armado en el proceso de reparación y restitución y que nunca han acompañado a los líderes sociales en su lucha, pues solo en campaña, como una cuña de discurso es que se les ha visto repudiar de forma hipócrita el asesinato y persecución de los mismos.

Porque hay que recordar también que quienes asesinan y persiguen a líderes sociales y beneficiarios de restitución de tierras son los paramilitares, coludidos con los grandes terratenientes del Magdalena, que además de quitarle la tierra a los campesinos, les han quitado el agua y las oportunidades.

¿O es que a que politiquero hemos visto con arma en mano amenazar de muerte a un líder político?, sí, a Álvaro Cotes, papá del Mello Cotes y hermano de la actual gobernadora Rosa Cotes, quien además es esposa del parapolítico Trino Luna.

Pero por si fuera poco, Luis Miguel, el tío del candidato, fue sindicado por homicidio agravado junto con el jefe paramilitar Hernán Giraldo y, según registros judiciales de Estados Unidos, tuvo dos órdenes de arresto, una en 1991 y otra en 1993.

Luis Miguel Cotes no tiene autoridad moral para referirse a la guerra como si él estuviera en contra de ella, porque a la única candidatura en el Magdalena a la que la violencia azuzada por el uribismo le funciona es a la de él, la candidatura de los montajes, pasquines y persecuciones, la candidatura cuya procedencia es la de una familia que siempre ha estado envuelta con el paramilitarismo que tanto terror ha sembrado en el Magdalena.

Que no se haga el salvador del departamento, porque en los municipios ya tomaron de esa taza dos veces y solo recibieron un trago amargo.

673visitas totales,7visitas hoy

Comentarios