Nuevo pulso político 21N

Las anunciadas marchas del 21 de noviembre son un nuevo pulso político que enfrenta el gobierno tras desacertadas decisiones.

Aunque no se quiera ver como un pulso político entre el gobierno y sus detractores, la movilización caldea los ánimos, sobretodo tomando de ejemplo las marchas en distintos países.

Movilizarse y protestar es un hecho político, mostrar el rechazo a una medida asumida por el gobierno, rechazar sus errores y condenar lo que no se ha hecho bien desde el poder también lo es.

Si se toma en cuenta que actores políticos cercanos al gobierno vienen promoviendo la campaña de no salir a marchar, desde distintos ámbitos entre los que se destacan:

decir que las marchas son actos vandálicos, que se debe respetar el gobierno y la institucionalidad, que marchar es incendiar el país e incluso que las marchas tienen injerencia internacional de la izquierda a través del Foro De Sao paulo.

El vocero principal que rechaza las marchas es entre otros el expresidente Álvaro Uribe, quien en declaraciones públicas presenta la marcha como un acto vandálico de la izquierda.

Aun sin olvidar que como opositores al gobierno de santos fueron quienes mayoritariamente encabezaron marchas y protestas contra este.

Mientras tanto la ciudadanía recoge cada hecho indignante del gobierno, cada reacción indolente del presidente y cada desacierto para seguir avivando las protestas.

Entro otras razones las personas se movilizarán a protestar por las reformas del gobierno, el asesinato continuo de líderes sociales, la masacre de menores en el Caquetá por parte de la fuerza pública y en general la crisis económica social y política que se vive.

Se le salió el país

Ivan duque presidente electo con más de 10 millones de votos hoy presenta una imagen desfavorable de más del 60% y al partido de gobierno tampoco le va bien, tras casi año y medio de mandato del presidente el uribismo pierde fuerza y se desgasta, duque deja en evidencia medidas que no solucionan las problemáticas generales del país, los indicadores no lo ayudan, no ha sido capaz de generar nuevos puestos de trabajo y al contrario agrava la crisis destruyendo empleos, su lucha contra la droga no ha dado resultados esperados y lo único en lo que fue efectivo, sus relaciones internacionales y el manejo de la crisis con Venezuela tampoco mostró signos de avance, incluso fortaleció a Maduro y avivo la crisis migratoria. Con lo que para algunos a Duque se le salio el país de las manos

Solo resta esperar si el pueblo colombiano saldrá a las calles sumándose a Chile, Ecuador y ahora Bolivia o si por el contrario este pulso lo van a ganar quienes invitan a no movilizarse.

 

253visitas totales,3visitas hoy

Comentarios