«Hacen silencio o los callamos»

El día de ayer fue bastante intenso sobre todo para el uribismo, que fue duramente criticado por las imágenes publicadas en redes del presidente interino de Venezuela juan Guaido junto con dos miembros de los rastrojos. Mientras la noticia se hacía viral en redes Paloma Valencia despertaba indignación al afirmar que si ella fuera presidenta, haría una intervención militar en Venezuela para capturar a Iván Márquez, Santrich y los disidentes. Esta operación se llevaría a cabo con el aval de quien según ella es el presidente, Guaidó, mismo que sale en las fotos.

Esto lo dijo en entrevista con Jaime Baylis y lo reafirmó en la W, cuando en ese medio le preguntaron sobre las fotografías, afirmó que “los rastrojos no eran paramilitares” y que todo era una estrategia de Petro para según ella “incendiar el país” que nadie sabe la reputación de las personas que te piden fotos. Sin embargo la misma cuenta que denunció y publico las imágenes afirmó que el señor Guaidó conocía perfectamente a los individuos ya que el operativo que se dio, según esta cuenta el 23 de febrero, día del concierto fue coordinado por ellos desde Guaramito a Agua clara, allí según narra la comunidad los rastrojos los obligaron a encerrarse por 24 horas. Esta cuenta también denuncia que en marzo solicitaron al gobierno detener la casa de pique que los rastrojos tenían a orillas del rio La Grita en Puerto Santander. Hechos que demuestran la presencia conocida y pública de estos criminales, y más grabe aun su participación y colaboración con el gobierno en su cruzada por legitimar a Guaidó

En otras noticias, el senador Uribe no tuvo un buen recibimiento en su visita a La Calera, donde fue abucheado por la multitud, quien visiblemente molesto respondió a los improperios con una frase que para muchos fue amenazante “se callan o los callamos” dijo el ex presidente mientras daba su discurso en medio de las protestas.

En el evento hizo presencia la fuerza pública e incluso el ESMAD, quienes afortunadamente no necesitaron actuar y el evento finalizó sin problemas, pero dejando un sin sabor en el uribismo y una sensación de miedo entre quienes temen ser callados.

 

 

357visitas totales,3visitas hoy

Comentarios