Sancionemos a Semana

Se conoció que la considerada por muchos como la revista de periodismo investigativo más importante y tradicional de Colombia, Semana, engavetó las denuncias sobre presiones a militares para aumentar las bajas en combate de integrantes de grupos armados ilegales (lo que en un pasado terminó en los eufemísticamente llamados falsos positivos) después de una reunión (o cena, según algunas fuentes)  entre Jorge Mario Eastman,  secretario general de la presidencia y directivos de esa revista.  La investigación que iba ser publicada en los primeros días del mes de abril nunca salió a la luz pública.

¿Qué paso?

Las fuentes (altos y medios mandos militares) de Semana eran las mismas que terminó publicado el New York times, esas fuentes empezaron a dudar de la independencia de la revista y peor aún, que fuese filtrada esa información al gobierno (como efectivamente sucedió) y que por tanto pudieran ser blanco de represalias por parte del gobierno Duque, decidiendo entonces contactarse con el reportero del New York Times para Latinoamérica Nick Casey. La información era tan delicada y relevante que el New York Times lo publicó en primera plana y en inglés (dado el número de suscriptores en ese idioma) el Domingo 19 de Mayo del presente año. La nota no tardó en hacerse viral en redes sociales y como es costumbre en el uribismo, el reportero fue estigmatizado como “pago por las Farc”, lo que le costó su salida del país ante amenazas.

El repudiable genocidio (10 mil falsos positivos) que es un crimen de lesa humanidad ya es un hecho sumamente grave en un país que se dice democrático y en pleno siglo XXI,  pero ocultar información que compromete a un gobierno luego de reunirse con ese mismo gobierno y ponerlo al tanto, es igual de condenable en un medio de tanta fama y trayectoria como Semana y que se autoproclama “periodismo independiente”.

Semana ha respondido que aún le faltaba contrastar más la información pero esa tesis queda por el piso ya que no había lugar a mas corroboraciones  porque, siendo la misma información que publicó el New York Times, sirvió para que el alto mando militar retire el documento que efectivamente era una directriz que en épocas pasadas acarreó ejecuciones extrajudiciales. Y  como  también es costumbre, frente a tan delicado episodio, muchos periodistas como Gurisatii, Nassar, o Vélez, empleados de la organización Ardila Lülle, insinuaron la falta de rigor e independencia del diario estadounidense y negaron que la directriz existiere y la cual fue, como ya dijimos, retirada. No es un secreto que la prensa privada en Colombia nunca ha sido libre, este y muchos más episodios vergonzosos  y condenables son prueba irrefutable de ello. La sanción no solo debería ser a los gobiernos que promueven crímenes de lesa humanidad sino al periodismo cómplice, una sanción judicial y desde luego, moral;  sancionemos a esos medios no viéndolos ni leyéndolos, sancionemos  a RCN y otros,  Sancionemos a Semana.

 

Nota: Como temieron las fuentes que entregaron esta información a Semana, en el ejército se está dando una cacería de brujas para dar con ellas, es decir, el periodismo en Colombia es capaz de poner en riesgo a sus propias fuentes solo por mantener  al tanto de posibles amenazas a gobiernos de su simpatía e intereses comunes.

 

Fuentes:

https://m.lasillavacia.com/semana-tenia-investigacion-del-new-york-times-71681?utm_source=twitter?utm_source=twitter&utm_medium=social

https://www.laorejaroja.com/semana-tenia-engavetada-la-investigacion-que-publico-the-new-york-times/https://www.laorejaroja.com/semana-tenia-engavetada-la-investigacion-que-publico-the-new-york-times/

https://www.eltiempo.com/politica/gobierno/la-respuesta-del-new-york-times-al-gobierno-de-colombia-366200https://www.eltiempo.com/politica/gobierno/la-respuesta-del-new-york-times-al-gobierno-de-colombia-366200

https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/ejercito-cambiara-directriz-cuestionada-por-the-new-york-times-364416

Cacería de brujas contra las fuentes:

https://www.las2orillas.co/los-trinos-que-advierten-caceria-de-brujas-en-el-ejercito/

 

 

4236visitas totales,5visitas hoy

Comentarios

Movimiento Naranja
Acerca de Movimiento Naranja
Movimiento alternativo que realiza sátira, activismo político y activismo social a través de las redes sociales, dando a conocer el acontecer diario nacional a través del humor. También realiza labor social presencial en las comunidades más vulnerables del país.