Amanecerá y veremos

El 8 de octubre es el llamado a indagatoria del ex presidente Álvaro Uribe, un hecho sin precedentes que tiene convulsionada la política. Esta medida ha generado reacciones en todas las líneas políticas, mientras los cercanos del senador convocan una marcha mundial de respaldo, sus opositores esperan con ansias  que su llamado a indagatoria culmine en cárcel.

Otros sectores aludiendo la polarización prefieren no tomar partido y esperar que la justicia actúe, incluso hay algunos que creen que el ex presidente no se va a presentar.

Los recientes hechos siguen alimentando esta teoría que cada vez gana más peso en los usuarios de redes y las personas.

  • En primer lugar el desprecio, que sigue sumando fuerza entre la gente, y provoca el rechazo hacia el ex presidente, el ultimo hecho se presentó en Marinilla Antioquia, su tierra, donde se supone el senador tiene gran potencial.
  • Su discurso de guerra y seguridad ya no es tan contundente, más tomando en cuenta que en cada actuación de la JEP se descubre nuevas verdades sobre el conflicto que de a poco van develando una cruda realidad ignorada ante nuestros ojos, y los medios tradicionales que fueron una clara línea de defensa ya no tienen la suficiente credibilidad.
  • El mal gobierno del actual presidente, las malas decisiones que siguen profundizando el conflicto en el país y buscan incluso una confrontación internacional, alimentan el rechazo hacia su partido. Y es necesario sumar aquí, el lento desangramiento con cada líder social asesinado, más en épocas electorales.

Además de todo la ley que de alguna manera siempre lograba tener a su favor ya no se deja manipular incluso a pesar de ser gobierno,  las pasadas legislaturas han demostrado que en el senado será muy difícil que se aprueben las leyes que eventualmente lo beneficiarían.

Agárrenlo que se nos vuela

Cada nuevo escándalo y declaración del ex presidente alimenta esta teoría, donde según afirman él no se presentará ante la corte en su diligencia y emprenderá la huida, debido que  hay pruebas contundentes que lo comprometen seriamente. Y esta diligencia muestra desde ya un impacto político importante para el ex presidente y su partido centro democrático, a pesar de todo lo que ha hecho para que no suceda.

Es difícil intentar defender alguien con tanto oculto, y el desespero se nota en las declaraciones que ya hacen suponer que el desaparecerá de la vida política para dedicarse a su familia. Sin embargo tomando en cuenta que si deja de ser senador pierde su fuero parlamentario y que encima está vinculado con crímenes de lesa humanidad los cuales no prescriben, el camino más lógico sería huir.

Hay mucho que el país necesita saber y que aun los grandes poderes económicos, políticos y mediáticos intentan ocultar, pero esa verdad no permanecerá velada por mucho tiempo.

 

 

 

 

 

298visitas totales,3visitas hoy

Comentarios