El error de Mockus.

Resultado de imagen para mockus senado

 

El 20 de julio, en el congreso de la república, se rompió un nuevo florero de Llorente -hito histórico que se supone que fue el empujón para la independencia de Colombia un mismo 20 de julio, pero en 1810-, pero éste nuevo tenía forma del culo de Mockus, pero a diferencia del anterior florero que unió la voz de los criollos al unísono, ésta ha sido una excusa más para que se poralice el ya dividido país.

Sinceramente, mi reacción no fue de indignación ni de admiración, de manera sencilla pensé que no iba a trascender, y vaya que noto mi equivocación, hasta el punto de repensar y tener la conclusión que Mockus pecó de ingenuo. Que si bien hace más de un cuarto de siglo lo hizo por primera vez, y los motivos lo entendió la mayoría, ignoró por completo el contexto; y no hablo de contexto al mencionar que fue en el congreso, sino de quiénes son éstos congresistas. Tal vez se le pasó por un momento que gran parte de los que están criticándolo fueron expertos en desviar la mirada del pueblo colombiano hacia quimeras de miedo y odio. Donde se basaban más por falsedades y una moral que ha tenido arraigada el pueblo colombiano, pues supieron que a la mayorías de personas se escandalizan más por la burla a unas costumbres arcaicas e inservibles que la burla a unas leyes que sufren de violaciones constantes por éstos que las que deben dar el ejemplo.

A Mockus se le olvidó que hay un sector político que aprovecha lo que no debe interesar, para ocultar sus fallas de interés nacional; son distractores de pura cepa. Los que han sido acusados desde la fiscalía de compras de votos comentan que él se burló de la nación, como si la exhibición del profesor fuera peor que las acusaciones que han tenido. A su vez, sirve como una excusa de convencimiento para una sociedad doblemoralista el que no lo escogieran como presidente del congreso y sí a una persona que han acusado de falsificación de su diploma de Bachiller, pues para las personas es mejor ejemplo un falsificador que un exhibicionista. Donde éstos mismos se aprovechan de la senectud del senador de la ola verde llamándolo loco, mientras elogian la de sus compañeros de partidos reconociéndolo como “sabio”. Donde buscan cómo sancionar al exrector de la Universidad Nacional por ese acto, mientras que varios con presuntos lazos del narcotráfico serán los que apoyen esa sanción y puedan jugar y chatear con sus celulares libremente en lugar de debatir por el bien del país (porque para ellos esto no es una falta de respeto para Colombia).

Tal vez el verdadero error de Mockus haya sido más que nada hacer política a través de la pedagogía, los símbolos y la educación; en especial en este ahora que ha sido el ahora de varios siglos, donde el engaño es una estrategia y para engañar nos necesitan más pasionales y menos educados. Ese fue su error, pensar en la verdad a través de la educación, cuando sus enemigos son expertos en el engaño gracias a la ignorancia.

Madera García Billie Jean
Billie J. Madera G.

416visitas totales,2visitas hoy