Iván Duque si cumplió


 

El primer mandatario de Colombia, presidente electo en ejercicio hace su balance de casi año y medio de gobierno, y con una popularidad esquiva y difícil de subir afirma que ha cumplido sus promesas.

Por otra parte, sus detractores y opositores al gobierno sacan a relucir todo tipo de críticas y quejas frente al oficio del mandatario, nombramientos, decisiones, gabinetes etc. ¿De quién será la razón?

Cabe afirmar que para hacer un balance objetivo de la gestión del presidente Iván Duque no se podría contemplar la excusa de que el presidente anterior había dejado serios problemas que siguen cobrando factura en la administración actual. Puesto que se supone un mandatario que aspira el primer cargo ejecutivo del país debe estar facultado como tal y dicha facultad es legitimada mediante el conocimiento de los problemas principales del país a profundidad.

Tampoco se podría admitir que el presidente tiene problemas de gobernabilidad desde la institucionalidad, componente que al ser una barrera de su ejercicio debería estar definido en democracia y permitirle gerenciar desde lo público sin olvidar su mandato imperativo.

Sin embargo y pese a las afirmaciones anteriores se puede decir que Iván Duque no solo ha cumplido sobremanera, sus resultados sobrepasan lo esperado.

En campaña siempre como candidato afirmó que su principal estrategia para impulsar el desarrollo económico sería la de dar dadivas a empresas, para incentivar el empleo, que hoy por una irónica coincidencia resultan ser financiadoras de su campaña y se benefician con la polémica reforma tributaria que regirá a partir del año próximo.

En todas sus entrevistas y debates se mostraba con claridad que esa propuesta se iba a materializar de llegar Iván duque al gobierno y así sucedió.

Frente al fracking otra de las conjeturas que refuerzan la tesis del incumplimiento del mandatario, hay declaraciones públicas hechas por este dónde su postura era la de seguir dependiendo de los combustibles fósiles, recordándonos el debate jocoso entre aguacates y petróleo.  Aquí también afirmaba que las exploraciones de fracking se harían de manera regulada y sin afectaciones, aun cuando el fracking de por si es nocivo y no por sus afectaciones directas al medio, más por las indirectas (continuar en dependencia de estos insumos), sin embargo, de todos los candidatos quien se mostraba más condescendiente con esta práctica pese a todos las advertencias fue, quien hoy la está aplicando como gobernante.

Frente a la paz y el respeto por el acuerdo de la Habana, la postura de su partido como principal opositor a este y promotor del NO en el plebiscito fue siempre clara y directa, no se apoyaría la solución pacífica y negociada del conflicto.

Como resultado se levantaron del dialogo con el ELN y se han mantenido a la expectativa para buscar fracturar el acuerdo ya legitimado internacionalmente. Quizás ese no sea el camino, pero las mayorías del país con su voto legitimaron esa solución como alternativa de gobierno pese a no dar resultados aún que se ha aplicado por más de 5 décadas. Con ello era apenas lógico desde cualquier análisis superficial que vendrían todas las consecuencias de no buscar acuerdos pacíficos, falsos positivos, aumento del paramilitarismo, corrupción en la fuerza pública, re victimización etc. Cosa que no fue suficiente para oponerse a su candidatura y buscar otra alternativa.

Su política antidrogas en campaña, que contrastaba curiosamente con su ejercicio como senador, era clara, represión, prohibición, fumigación y aspersión aérea. Y para hacerlo corto y no debatir en torno a costos y resultados de dichas políticas, frente a la legalización, la radicación y sustitución voluntaria legitimada en el acuerdo, el y su partido se mostraban decididos a mantener una política de restrictiva. Lo que actualmente pese a que contraste con el acuerdo y la voluntad de los afectados se esta aplicando.

Y es que más que buscar atender una necesidad o problema de la mejor manera, sobre la mesa en las elecciones presidenciales se colocaron soluciones a dichos problemas plasmadas en los planes de gobierno y posturas de los candidatos frente a estos temas, relevantes para el país.

Más que para conocer cuánto calza el candidato o sus talentos artísticos personales su pasado etc., el tema central que debería abordarse en estos debates politicos es justamente aspectos de su plan de gobierno, su postura frente a ellos y desde que perspectiva los abordaría.

Personalmente no vote por el por qué era lógico que, de ser electo, como efectivamente pasó, ejecutaría justamente dicho plan, desde la óptica y perspectiva clara de los matices que presentan su partido y aliados como el statu quo conservador.

No podríamos decir o afirmar que haría algo distinto a lo prometido, que sería un segundo juan Manuel santos que una vez electo rompió los vínculos con su partido y gobernó para las personas que consideraban otras alternativas, buscando acuerdos y consensos más que represión y justicia.

La bandera que hoy ondea Iván duque ya se conocía y nos había gobernado por 8 años, no podríamos hablar de que no sabíamos lo que nos esperaba, y de hecho la elección se definió mas en la segunda vuelta cuando todos los gobernantes activos, conservadores se unieron al hoy presidente. La elección era más que clara, o se escogía algo diferente o seguíamos gobernados por las mismas ideas.

Si queremos como balance de fin de año, repartir culpas y sopesar la situación actual del país entendamos que Iván Duque, solo como mandatario no es responsable de esto, cada persona que lo hizo presidente esperando que diera resultados distintos a los prometidos es igualmente responsable, la suma de todas las voluntades individuales que por elección, convicción o desidia lo tienen hoy gobernando son los responsables; quienes aun sin votar por él profundizaron un discurso basado en temas superficiales como, sus canas, su inseguridad  o ajenos al gobierno, como el líder de su partido, falsos positivos etc. También son responsables, quienes se desentienden de la política y nunca votan, participan o generan debate también lo son.

Un país no se destruye ni se crea por un solo individuo, justamente un líder nocivo o positivo llega hasta donde su pueblo se lo permite, el problema es que en Colombia seguimos siendo demasiado permisivos.

 

 

 

 

 

617visitas totales,7visitas hoy

Comentarios

González Villanueva
Acerca de González Villanueva
estudiante de 11 semestre administración de empresas, idealista, critico y sencillo abierto de mente, reservado y serio. Amo el agua