La ardida

Con opiniones periodísticas se puede estar de acuerdo o no, pretender que dichas opiniones conjuguen y agraden a la voluntad de todas las personas resulta imposible, y no por la polarización que a los cuatro vientos se grita, sino porque se enfrentan intereses y enfoques distintos. El enfoque social y el económico.

Los periodistas destacados del país como generadores de opinión y difusores de información tienen a cuestas una responsabilidad y poder enorme, frente a la manera como emiten la información. Y aun que es evidentemente imposible ser completamente imparcial, ya que nuestros sesgos personales nos condicionan, al menos se debe intentar serlo.

A propósito de «Uribe dió la cara»

Quizás por la muy mala forma de disimular su supuesta imparcialidad y resentimiento es que Vicky Dávila termina siendo tendencia y a veces no de la forma esperada.

Como periodista desde sus inicios tuvo cercanía con “la cosa política” recordando que fue presentadora del informativo institucional del congreso y más tarde de una sección en el canal RCN con el mismo nombre. Sus años dorados como presentadora de noticias RCN se vivieron en el periodo presidencial del expresidente Uribe donde incluso se supo de amenazas en su contra por parte de las FARC en el 2008.

Entendiendo un poco el contexto de la época en la que la seguridad democrática era el refugio de quienes buscaban protección, y el estado no escatimaba en gastos para dársela quizás se justificaría su cercanía y gratitud con el mandatario que esta semana protagonizó su columna en la revista SEMANA. Entendiendo también que en 2015 Vicky Dávila se retira de noticias RCN para dedicarse de tiempo completo a ser directora de la FM, un programa radial de gran audiencia nacional. Del que finalmente sale y no precisamente por la puerta de adelante.

En medio del escándalo nacional de prostitución masculina dentro de la fuerza pública mejor conocido como “la comunidad del anillo” la periodista haciendo uso de su poder comunicativo publicó una grabación donde dos de los involucrados el ex viceministro Carlos Ferro y el capitán de la policía Ángelo Palacio sostenían una conversación bástate intima, aparte de no aportar mayores evidencias en el tema en cuestión el video y su grotesca presentación por parte de la periodista terminó violando la intimidad de los protagonistas y traduciéndose como una forma homofóbica de difusión que le costó a la periodista la salida del canal como directora. Renuncia que fue incluso solicitada por el expresidente Juan Manuel Santos, mismo que tan bien semana tras semana es el protagonista de duras columnas e investigaciones en su contra por parte de la señora Dávila. Para las personas que recordamos el escandalo no es difícil hacer la asociación entendiendo que este duro golpe en la carrera periodística de Vicky fue asestado en parte por el gobierno de ese entonces quien también se volvió objeto de críticas por parte de los cercanos al Urbismo.

 

Cuando el rio suena

No es la primer vez que a la periodista se le critica su forma anti-ética de proceder, sumado a la profesora de periodismo Astrid Gonzalez quien en febrero del 2016 hizo duras criticas mediante una carta publica,https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10153920490684725&id=777789724  después del escándalo que le costo la salida de la FM, esta semana el profesor de periodismo Sergio Ocampo Madrid tambien se pronunció por medio de su cuenta de facebook afirmando entre otras cosas que se averguenza de haber sido parte de la formación de la periodista y que no entiendo ¿que hizo mal? señala su forma de hacer periodismo de oportunista, sesgado y militante. A lo que la periodista respondió atacando, señalándolo de misógino y afirmando que ella fue victima de persecución por parte del profesor, coincidiendo que asistió a cátedra con el profesor y señalando su ejercicio como docente, afirmando que un maestro «enseña tolera y respeta y no sale con cometarios tan bajos como los que usted hizo sobre mí»  lo veridico es que la critica del docente se fundamenta en señalar la ética profesional mas que el sesgo político, lo que se puede concluir de su hilo es que la soberbia de la periodista nuevamente termina evadiendo las criticas a su ejercicio profesional desde su condición de mujer y alumna,  usando esta, como ya se ha hecho habitual para posar de víctima aun cuando su labor esta por sobre el género.

Sin pretender comprometer aspectos personales de la periodista que se autodenomina decente, como las relaciones de su suegro con grupos paramilitares, o su evidente odio por las guerrillas, justificado o no, pero difícil de disimular, mas que criticarla en su ejercicio como generadora de opinión con esta columna tratamos de entender su postura personal frente a hechos con los que claramente existe un sesgo y que no va cambiar por más que ella misma se declare imparcial por ya no estar sujeta a canales dependientes de poderes económicos.

Su gratitud con los que, en momentos difíciles de persecución e inseguridad, así como su resentimiento con quienes incidieron en que su carrera periodística se viera afectada se evidencia en cada una de sus columnas semanales, en sus entrevistas y su ejercicio y enfoque periodístico, de allí la importancia de tener más voces que desde distintas orillas debatan temas importantes, porque por más que se quiera somos personas sujetas a emociones antes que profesionales.

 

 

 

 

 

578visitas totales,6visitas hoy

Comentarios

González Villanueva
Acerca de González Villanueva
estudiante de 11 semestre administración de empresas, idealista, critico y sencillo abierto de mente, reservado y serio. Amo el agua