Patadas de ahogado

 

En estas últimas semanas se han hecho virales algunos videos, precedidos de una avalancha de opiniones y críticas debido a que en los contextos de los metrajes se puede observar el reproche e indignación de parte de un sector ideológico frente a los gobiernos del ex presidente Santos. Esto adornado de una retahíla de insultos e improperios, acompañados de una aptitud claramente amenazante. Resulta curioso que colombianos que migraron hacia otros países principalmente por causas económicas, terminen legitimando justamente un gobierno que fue determinante de dichas causas.

Y mientras algunos celebraban los insultos, ya que  es lo único que los legitima, para otros es una vergüenza que compatriotas protagonicen tan bochornosos hechos. El libreto base de los improperios es general, reiterativo y predecible: Culpan, repiten una y otra vez que el gobierno anterior le regalo el país a la guerrilla, que el acuerdo de paz era falso, que santos era un traidor y que todo lo que se oponga a la derecha que siempre ha gobernado, es comunista, izquierdista, afín a las FARC y al régimen de Venezuela.

Esta cadena de falacias de características rampantes, de ataques siniestros y amenazantes constituye  el eje fundamental de la discursiva de los seguidores de una  política destinada a un rotundo fracaso, la crónica de una muerte anunciada con consecuencias nefastas para todos.

Pretender repetir las estrategias de engaño masivo que terminaron sembrando en la sociedad una sensación falsa de seguridad y bienestar, basado en datos propios, estadísticas amañadas y un despliegue mediático sin precedentes, aun cuando al interior del país se desplazaban millones de personas, es otro más de los tantos desaciertos de este gobierno,  que se niega a reformarse. El y su partido están empezando a enfrentar las consecuencias de lo que eligieron, de lo que sembraron.

Así pues el único consuelo es apegarse a que el anterior gobierno dejo tan mal el país que es irreparable, lo cierto es que el hoy presidente encarna una responsabilidad como mandatario que no podrá eludir con la misma excusa durante  todo su mandato. Ese argumento débil, y falaz tiene fecha de caducidad y también repercusiones en el capital político de sus cercanos quienes cada vez se desgastan más tratando de enmendar los problemas que ellos mismos crearon.

Por eso hay quienes piensan que estamos expectantes ante el debacle del uribismo como movimiento o doctrina política y que dicho régimen pasara a la historia con la fama que se merecen y que forjaron desde el poder, eso no sin antes, quedar en el escarnio público y la degradación recibiendo de la sociedad una reacción proporcional a lo que en esta han promovido.

Por eso la reacción airada por parte de quienes se dicen de derecha y afines al gobierno y su partido y se resisten a aceptar que su tiempo en el poder debió caducar hace mucho.  Ahora lo que se ve son pataletas de ahogado que reafirman lo dicho.

171visitas totales,3visitas hoy

Comentarios

González Villanueva
Acerca de González Villanueva
estudiante de 11 semestre administración de empresas, idealista, critico y sencillo abierto de mente, reservado y serio. Amo el agua