PRESIDENCIA ILEGITIMA

 

¿QUE SE ENTIENDE POR DEMOCRACIA?

Quise abrir esta columna con una pregunta que en este país no se ha logrado responder, la democracia implica participación de TODOS en las decisiones, para el caso de nuestra “democracia representativa” se busca que todos los sectores sociales sean representados en el parlamento.

Y por todos se entiende quienes estén dentro de la legalidad, el demo (pueblo) hace referencia justamente a un gobierno de este, no sucede así en Colombia.

Siendo un país independiente tenemos gran influencia desde estados unidos un gobierno parlamentario que desprecia la democracia, a pesar de que manosea su nombre.

Se supone que quienes estén a la cabeza del gobierno deben ser elegidos por el pueblo en un acto democráticamente consiente, que permita que sus necesidades se reflejen en las discusiones del parlamento y se dé solución a estas.

No pasa en nuestro país, donde el orden constitucional está sometido y gira en torno a poderes distintos a los del pueblo, pueblo sometido, engañado, ignorante y utilizado.

Ese disfraz de democracia que usamos para crear la república de Colombia fue completamente coartado por la ilegalidad y la ilegitimidad, y es reflejo actual de la degeneración absoluta de lo que llaman democracia.

Entonces producto de ello tenemos este ilegitimo poder ejecutivo, que es representación de nadie, que refleja una república parlamentaria degenerada, degradada y contraria a la democracia. Que logro contaminar los otros poderes quienes se deberían controlar entre sí.

ANTECEDENTES

La contienda electoral debería depurar los malos representantes y que el pueblo en un ejercicio democrático sano, un acto de escuchar directamente a sus candidatos decida sin ningún tipo de presión o influencia, especialmente mediática.

Sin embargo, la carrera presidencial incluso desde antes del frente nacional no es reflejo de un acto democrático, es más bien un lánguido protocolo para aparentar que el pueblo tiene poder de decisión, y para hacer creer al mundo que estamos en democracia.

Desde hace mucho en Colombia el voto popular no ha logrado poner legítimamente un gobernante en la presidencia, las jugaditas que terminan eligiéndolos sobrepasan cualquier principio democrático. Al pueblo se le engaña, se le compra o se le amenaza para que los elija, los entes e instituciones de control se sobornan igualmente y cualquiera que denuncie se persigue y amenaza, este patrón ha sido utilizado constantemente y ha presionado a que se generen focos de violencia y guerrillas.

Las últimas elecciones son un reflejo claro del nivel de impunidad y corrupción que tiene nuestra política, desde las elecciones parlamentarias salieron a la luz casos escandalosos de corrupción al elector, que comprometerían a senadores y representantes del centro democrático, sin embargo, estas parlamentarias, que son parte del gobierno, mantienen su fuero y curul como si hubieran sido legítimamente elegidas.

A la vez el fiscal de la época Néstor Humberto Martínez anunciaba en rueda de prensa que la fiscalía tendría un gran escándalo de corrupción electoral, que aún seguimos esperando, las parlamentarias también dejaron la fuga de Aida Merlano y la anulación de su elección.

Con tales antecedentes no se debería llamar elecciones democráticas a ese bochornoso acto electoral.

FRAUDE

Con todos los riesgos, anuncios y antecedentes de fraude que ya resonaban en el país se dieron elecciones presidenciales que luego de una segunda vuelta llevaron a Duque a la presidencia con más de 10 millones de votos. En su posición asistieron en primera fila sus padrinos políticos entre ellos un reconocido ganadero José Hernández quien sería asesinado tiempo después en Brasil en un presunto atraco. Después el país conocería que José Guillermo alias el ñeñe Hernández tendría nexos con narcotraficantes de la región como marquitos Figueroa.

Las alarmas se prendieron luego de que se conocieran interceptaciones y audios de llamadas donde el ñeñe no solo hacia campaña en favor de Duque, sino que también estaría involucrados en delitos graves de compra de votos en la costa, para duque en la segunda vuelta.

El ñeñe tenía una agitada vida en redes sociales y posteaba fotos y videos donde se evidencia su relación y cercanía con quienes ahora hacen parte del gobierno.

En uno de los audios revelado por el periodista Julián Martínez se escucha una voz femenina que habla de recursos para ser entregados “por debajo de la mesa” su interlocutora según dijo el periodista seria María Claudia Daza miembro de la UTL del senador Uribe y muy cercana al gobierno.

La señora daza y su esposo negaron los hechos, pero, se vio obligada a renunciar luego que el senador Uribe declarara que él no tenía conocimiento de los hechos de la señora y que con estos actos estaría mancillando su honra y la del senador. Luego de presentar su renuncia la señora Claudia Cayita Daza pensaba salir del país de viaje sin dar declaraciones al respecto.

Los bochornosos hechos de corrupción electoral reflejan la impunidad y corrupción de todo el sistema de gobierno, y coinciden con las declaraciones de la prófuga Aida Merlano, dejando en evidencia las oscuras estrategias que se implementaron para subir a un presidente ilegitimo al poder.

 

 

 

267visitas totales,3visitas hoy

Comentarios

González Villanueva
Acerca de González Villanueva
estudiante de 11 semestre administración de empresas, idealista, critico y sencillo abierto de mente, reservado y serio. Amo el agua