Reconciliémonos

 

La sociedad colombiana sigue en las calles exigiendo derechos, las protestas y el ánimo se mantiene aún en estas festividades, pero no todo el país piensa igual.

La muy sonada reforma tributaria o ley de crecimiento económico, como la llaman sus proponentes fue aprobada al final de esta legislatura a la madrugada, miles de personas están contra ella dado que se especula que no hay relación entre la reducción de impuestos a las empresas y la creación de empleo.

Para muchos este es un motivo más y razón absoluta para mantenerse en las calles, otros afirman que el mantener el paro solo empeora la situación económica del país, y aun cuando el gobierno en general y sus principales voceros presentan una tasa de des favorabilidad, según las recientes encuestas demasiado alta, son miles de colombianos los que aun apoyan estas decisiones.

Finalizando la legislatura el senador y expresidente Álvaro Uribe es elegido por sus compañeros como el más destacado lo que no cayó bien para algunos que se abalanzaron en críticas contra todo el congreso y sus representantes agudizando mas las diferencias marcadas con el nombrado mandatario como coyuntura.  Criticado entre otras cosas por su defensa aguerrida a la ley de crecimiento económico la cual con cifras e incluso una imagen pornográfica, busco favorecer.

El polémico mandatario vive innumerables ataques en redes más que por defender la ley o por ser elegido mejor legislador en el congreso por la imagen que se filtró de su galería justamente cuando buscaba mediante cifras y datos demostrar que la ley si favorece el crecimiento económico.

Las especulaciones alimentaron el odio hacia el mandatario, especulaciones que iban desde a quien pertenece la imagen hasta el por qué el expresidente tenia esta foto dentro de su galería, incluso haciendo alusión de su vida personal e íntima.

Las críticas de un lado y otro dejan ver el nivel y la poca altura del debate político en el país, en el cual todo vale con tal de destruir a mi contradictor. Fenómeno que es claro en el debate político donde casi nunca se ve una argumentación en torno a ideas, una dialéctica constructiva que conjugue las diferencias para desde distintos puntos de vista encontrar la mejor opción. Más que esto, las falacias los ataques personales, los insultos y el irrespeto alimentan las discusiones del día a día.

Son muy pocos los que reconocen los errores, algo tan simple como tener una fotografía con contenido sexual en el teléfono se convierte en un debate nacional, y un circulo de justificaciones y ataques que no nos permite avanzar.

¿Por qué nos es tan difícil aceptar que somos personas que se equivocan, que sienten y piensan como tal? ¿Por qué no se acepta que los gobernantes siguen siendo seres humanos que tienen deseos sexuales, que cometen errores y que tener investidura política no nos hace menos humanos?

Seguramente sería más fácil decir que si, que hasta el primer mandatario ve porno y disfruta con imágenes de este calibre, pero en cambio se busca justificar, culpar a alguien más de mis errores por que “el ser un líder me hace superior”

Dicha postura en la cual tristemente todos coincidimos nos ha llevado a vivir en un círculo de polarización más que debate, nos mantenemos arraigados a una defensa inverosímil de un argumento vacío mas fácil que reconocer en el otro la razón. Nadie pretende que cambiemos de parecer o de forma de pensar, se busca que la sociedad en su dialogo entable una conciliación de ideas que beneficie si bien no a todos a una gran mayoría.

Pero en cambio nos mantenemos en ataques y defensas de posturas irracionales, no damos el brazo a torcer así lo perdamos. Reconocer la razón en el otro y aceptar el error propio nos hace libres de ataduras, nos vuelve humanos. ¡Reconciliémonos! Hagamos de Colombia un país de ideas, aceptemos que un líder político también es humano con todos los defectos y errores del día a día, mirémonos como personas parte de una nación y no como enemigos, démonos la mano.

No caigamos en debates inocuos, estériles y vacíos que lastiman y trasgreden, no utilicemos la venganza y retaliación como arma política, aceptémonos y entendamos de una vez que los problemas que presenta la sociedad nos compete a todos. Que los líderes políticos como representantes son muestra clara de lo que, como sociedad, somos.

Por lo tanto, las responsabilidad, aciertos y desaciertos es mérito general. Al menos en estas festividades busquemos consenso, alianzas seamos una mejor sociedad para el futuro.

 

511visitas totales,1visitas hoy

Comentarios

González Villanueva
Acerca de González Villanueva
estudiante de 11 semestre administración de empresas, idealista, critico y sencillo abierto de mente, reservado y serio. Amo el agua