Galán es igual a los que combatió su padre

«Colombia está dominada por una oligarquía política que convirtió la administración del Estado en un botín que se reparte a pedazos»; fue la contundente y enérgica frase lanzada por Luis Carlos Galán Sarmiento a la multitud agolpada en la plaza principal de Pereira, una década antes de su asesinato.  Los ecos de sus palabras eran cinceles que esculpían en la mente y los corazones de sus seguidores el anhelo de un nuevo y mejor mañana, de una segunda oportunidad bajo los cielos que el nobel García Marquez había dejado vedada para los habitantes de Macondo, quizá motivado por el fatalismo que embargaba su alma desde que compartió el escenario infausto del 9 de abril de 1948, donde esa misma oligarquía asesinaba junto a Gaitán,  la esperanza de Colombia.

Pero una nueva esperanza era la que encarnaba el joven líder fundador del nuevo liberalismo, quien con el arrojo, la valentía y la firmeza que solo anidan en el espíritu de los grandes hombres, se enfrentaba  a ese naciente pero letal monstruo del narcotrafico que amenazaba con devorar al Estado colombiano desde sus fibras mas profundas.  No recorrió el tiempo un amplio espacio, cuando la luz diáfana de esa esperanza era apagada por la ráfaga llameante de un ametralladora en Soacha-Cundinamarca en el epílogo de su campaña presidencial y delante de otra multitud estupefacta al ver cómo aparecía de nuevo la pesadilla de antaño que disipaba sus dulces y nobles sueños.  «A los hombres se les puede eliminar pero no a sus ideas, y es más, cuando se elimina a los hombres se robustecen las ideas», fue otras de sus indelebles consignas. Y bajo ese precepto, de que sus ideas perduren a pesar de su ausencia fisica, se creó el instituto para el desarrollo Luis Carlos Galán, que propugna, entre otros ideales, la lucha vertical contra la corrupción.  Son sus familiares quienes la crearon y la administran, ahora bajo el nombre de Corporación Escuela Galán para el desarrollo (CEG), una entidad que ha ido desfigurando el propósito para la que fue creada, dando espacio y prioridad a una de los flagelos que más detestaba su inspirador: la corrupción y la burocracia.

Así es, sobre la rubrica de Luis Carlos Galán, se ha instaurado una inmensa mole de la politiquería que ha aplastado y triturado con su peso las ideas del inmolado lider. Ese triste escenario puede observarse analizando las bochornosas actividades de esa entidad que favorecen a la clase política que Galán combatió:

Sus hijos han incursionado en la política bajo el cobijo de viejos y conocidos farsantes como Vargas Lleras, Peñalosa, Juan Manuel Santos, Martha Lucía Ramirez, e incluso Álvaro Uribe Vélez, quien está directamente asociado con el narcoparamilitarismo que mató a Galán.

La escuela Galán ha contratado con muchos de estos mandatarios de turno por cantidades que bordean el medio billón de pesos, en su mayoría por contratación directa; en más del 73% de la veces lo ha hecho sin mediar procesos de competencia previa. La contratación directa o por convenios interadministrativos con entidades sin ánimo de lucro, como la Escuela Galán, ha sido una forma recurrente en Colombia de esquivar las leyes de contratación pública lo cual aumenta el riesgo corrupción.  Al suscribir convenios interadministrativos las entidades públicas pueden transferir  altos montos de dinero a los institutos y corporaciones que, al regirse por derecho privado,  no tienen un tope de montos de contratación que los obligue a adelantar procesos licitatorios; de igual manera, los institutos y corporaciones con quien se firman los convenios o se contrata directamente no están en la obligación de implementar procesos de transparencia en la ejecución de los recursos.

Los miembros de la familia Galán niegan su vinculación con la entidad a pesar de que la fundadora y directora es la hermana de Gloria Pachón, la viuda de Galán. Se infiere también la cercanía de los Galán con los políticos que han tenido relaciones contractuales, por ejemplo, en la presidencia de Santos, donde los montos de contratación de la Escuela con el distrito capital y la nación aumentaron, pasando de un promedio anual durante el gobierno Uribe de 4.336 millones de pesos, a 44.017 millones anuales durante los dos cuatrienios del gobierno Santos.  Es un aumento en la contratación con la nación de más del 1000%.

A comienzos del año 2012, Santos nombra Carlos Fernando como Secretario Anti corrupción y de Transparencia, un cargo que no existía hasta el momento, y en el que permanece Carlos Fernando hasta el año 2013. Justamente en estos dos años en que estuvo en el cargo, la escuela Galán presentó picos abruptos en la contratación de la nación, pasando de $13.824 millones de pesos entre 2010 y 2011, a $113.025 millones de pesos entre 2012 y 2013.

En el año 2015, Carlos Fernando Galán, Enrique Peñalosa y David Luna, ex candidatos a la alcaldía de Bogotá hacen una coalición denominada Equipo por Bogotá, con la que logran la elección de Peñalosa para el actual periodo como alcalde de la capital. La mayoría de aliados pasados de Peñalosa se adhieren en esta ocasión a la candidatura de Rafael Pardo.

En años anteriores, desde el Concejo de Bogotá y el Congreso de la República, Carlos Fernando Galán había hecho una férrea oposición a los gobiernos distritales, denunciando, entre otros, el escándalo desatado en la alcaldía de Samuel Moreno conocido como “El Cartel de la Contratación”. Durante estos periodos, la contratación con el distrito fue marginal.

 

Pero las cosas cambiaron para la Corporación durante la alcaldía de Peñalosa. Mientras durante las tres administraciones anteriores, en 11 años la Escuela se ganó contratos con el distrito por $541 millones de pesos, en tan solo cuatro años del gobierno Peñalosa ha ganado contratos por $12.399 millones, lo que significó un aumento de recursos del distrito del 2.291% frente a la contratación con las demás alcaldías en su conjunto.

El último contrato fue suscrito con Transmilenio en agosto de este año, después de iniciar la ley de garantías y una vez surtido el proceso licitatorio que lo permitía, por un valor $10.921 millones de pesos. Este contrato busca “Implementar los componentes de Pedagogía y Mediación Social dirigidos a los usuarios, actores del Sistema Transmilenio y a las comunidades priorizadas, con el fin de reducir la problemática de evasión, y mejorar la convivencia y la seguridad en el Sistema de Transporte Masivo gestionado porS.A. – TMSA”.

Palabras más, palabras menos, lo que se le encomendó a la Escuela Galán es la formación de los infractores, quienes para evitar las multas por cometer ilícitos menores en Transmilenio, como colarse al sistema sin pagar, deben recibir Talleres Pedagógicos de Código Nacional de Policía y Convivencia a cambio de evitar las multas tipo 1 y 2. Así mismo, la Escuela debe brindar talleres en centros educativos, empresas, entre otros, para generar conciencia entre los posibles “colados”, además de disponer una serie de mediadores en puntos de la troncal de Transmilenio para disuadir las acciones ilícitas y mediar conflictos que se presenten dentro del sistema.

En el proceso licitatorio participaron 11 proponentes, entre ellos el consorcio conformado por la Escuela Galán y la Universidad Gran Colombia. Solo uno logró en la presentación de la oferta cumplir todos los requisitos, los demás subsanaron algunos faltantes que, según Transmilenio, no eran necesarios para la comparación de las propuestas, como lo define la convocatoria.

Condición para subsanar documentos de la propuesta después de presentado el informe preliminar de evaluación. Pág. 18 pliego del proceso TMSA-¬LP-¬08¬-2019.

La Corporación Escuela Galán fue una de las que subsanó su propuesta, dado que no presentó el formato N° 09, correspondiente a las obligaciones tributarias de cada de una de las entidades sin ánimo de lucro que conforman el consorcio firmado por su representante legal (numeral 2.1.2.1). Finalmente, la Corporación Galán ganó la licitación con un puntaje de 99,6236, muy cerca de otros dos de los proponentes que obtuvieron 99,577 y 99,516 puntos respectivamente.

Cabe resaltar que, como lo señaló uno de los competidores, la propuesta del consorcio en el que participa la Escuela Galán, tenía un presupuesto superior en algunos ítems a los del estudio de mercado, que deben servir como base para la evaluación, pero que sin embargo, para Transmilenio no era relevante dado que, como argumentan, no era una causal explicita de rechazo de la oferta:

Según el contrato, ejecutar dichas acciones en un periodo de seis meses (el contrato es por siete meses pero el primero es de acondicionamiento), permitiría reducir en un 80% la percepción de inseguridad en el transporte masivo de la capital, algo a todas luces, difícil de creer.

En últimas, este contrato le permitiría subcontratar a la Corporación Escuela Galán más de 400 personas, en plena época electoral y cuando los gobiernos municipales no pueden contratar de forma directa por la Ley de Garantías.

La cereza del pastel:

Un contrato por valor de 10.921.650.523, para la actuación de una corporación con la marca del apellido Galán con el fin realizar actividades directas con la población de la ciudad de Bogotá, y en el preciso momento de la disputa por la alcaldía en la que un miembro de la familia es candidato, tiene todo el sabor de favorecimiento político. Galán niega ahora su cercanía con Peñalosa a pesar de que fue uno de los integrantes, junto a él, de la coalición en la que salió como representante de ella el actual alcalde.

¿Pueden asegurar los Galán que no ha usado el apellido de su padre para favorecerse de la politiquería nacional?, desde luego que no, su comportamiento denota que las enseñanzas de su padre les entraron por un oido y les salieron por el otro. No brindan ninguna garantía de cambio, por el contrario, la única garantía es que sus amañados contratos y favorecimiento al tradicional, corrupto y genocida establecimiento y a su propia economía familiar sigan, como diría su padre, ROBUSTECIÉNDOSE.

 

Fuentes:

https://pares.com.co/2019/09/29/corporacion-escuela-galan-la-prosperidad-del-lado-del-poder/

https://www.las2orillas.co/el-contrato-de-los-10-mil-millones-del-alcalde-penalosa-con-la-corporacion-escuela-galan/

 

 

 

19041visitas totales,19visitas hoy

Comentarios

Movimiento Naranja
Acerca de Movimiento Naranja
Movimiento alternativo que realiza sátira, activismo político y activismo social a través de las redes sociales, dando a conocer el acontecer diario nacional a través del humor. También realiza labor social presencial en las comunidades más vulnerables del país.